Escribir como periodista I

Si te ofrecen redactar una columna de opinión para un diario o te invitan a probarte como corresponsal de una prestigiosa página de viajes, como le pasó a Evan Ocáterli, y querés hacerlo con el mayor profesionalismo posible, te puede servir este primer post. También te serán útiles estas clases si buscás es escribir textos más atractivos, fáciles de leer y de entender.

La primera noción que me gustaría transmitirte antes que nada es que la redacción periodística es muy diferente de la literaria. Una de las diferencias (aunque no la única) es la estructura narrativa.

Leer Más

Palabras de moda

Con todo lo visionaria que es la novela 1984 de George Orwel -que imagina un régimen autoritario con policía omnipresente, pantallas de vigilancia en todas las casas y tergiversación de las noticias a favor del gobierno- desarrolla incluso una tendencia hacia la supresión de palabras que hoy parece estar de moda.

Leer Más

Libres del lenguaje sexista

Hoy traigo la síntesis de un texto que sirve para comunicarnos libres del lenguaje sexista.

La Suelta original, Laura Fiochetta, compartió conmigo un documento muy práctico que en pocas páginas propone un uso no sexista de la lengua castellana. El título es Porque las palabras no se las lleva el viento… y lo escribió Teresa Meana Suárez, una española filóloga, profesora de lengua y literatura castellana en un instituto de secundaria de Valencia y feminista perteneciente a la Casa de la Dona de Valencia.

Leer Más

Palabras incrustadas

El uso de adjetivos es un tema sobre el que necesitamos trabajar para crecer como escritores. Y para eso nada mejor que leer con atención a quienes admiramos. Aquí va un ejemplo de énfasis y color con adjetivos precisos:

“De vuelta a la calle. Es una mañana desapacible. Nubes, palomas y un azul intenso caen sobre ella. Los dientes del sol la mordisquean. No quiere recordar lo ocurrido, pero su obsesión por las palabras hizo que estas quedaran incrustadas en la materia mórbida de sus sesos”.

Carla Guelfenbein: Nadar desnudas, Alfaguara (página 125)