La asesina

Mercedes hace un poco de pichí en el frasco. Lo pone al lado de su pierna buena. Se agacha un poco más para tirar en la letrina lo que queda. Que no pasa nada le había dicho una vez la comadrona, que no se le va a escapar el niño por más que se agache, que está atado al cordón.

Más información

Anuncios