En el mar violeta

 

“Julián me había dicho una vez que un relato era una carta que un autor se escribía a sí mismo para contarse cosas que de otro modo no podía averiguar”.

Carlos Ruiz Zafón (La sombra del viento)

 

Soy un perdedor. No es que acostumbre derrochar dinero en el casino, ni que sea malo jugando al truco, ni que me falte talento para seducir a una mujer. Lo que me sucede es que pierdo todo, todo, todo. Muchas veces he tenido la sensación de llevar algo que solo se me desprende. No entiendo cómo algunas personas pueden acumular y guardar. ¿Alguien de aquí conserva su primer teléfono celular? Bueno, te felicito. Yo perdí todos los que he tenido, menos el que llevo, por ahora.

Ayer a la tarde creí haber encontrado la razón de mis pérdidas. Fue en aquella galería comercial, donde entré casi sin pensarlo tal vez para refugiarme del sol.

Más información

Anuncios

Escribir para vender

La publicación de mi primer libro, este año, planteó en mí un interrogante ¿Ahora escribo para vender? Cien ejemplares de Sombras de Colores recibí en mayo y aún me quedan más de treinta sin entregar. Si lo pienso por este lado, me convendría buscar un trabajo de periodista freelancer y dejar de redactar post en un blog sin publicidad.

Más información

Esa parte

No aparece la fórmula perfecta

y repito los pasos en crudo

y descarto posibilidades oblicuas

y consagro elevadas intenciones

pero surge de nuevo

un Para qué todo esto

un De qué sirve tanto

un Quién lo necesita

y mis esferas

mis sustancias

y hasta el hornillo donde apoyo el crisol

vuelan con sacudidas

que nacen en esa parte de mí

que ya aborrecí otras veces.

Más información

Deseos retrospectivos

Y salía a la calle con la ropa impregnada de peste a incienso. El mareo que sentía recordaba los viajes de vacaciones en las sierras de Córdoba, cuando peleábamos con mi hermano para ocupar el mayor espacio del asiento trasero del Ford Falcon. Casi siempre terminábamos manchando el auto. Yo, por el vértigo, y mi hermano por verme vomitar. Mi madre se enojaba muchísimo conmigo, me repetía que debía mirar para adelante el paisaje divino y dejar las revistas de historietas para cuando llegáramos. Mi padre limpiaba y perfumaba el coche antes de continuar camino.

Más información

El nombre

Unos libros sagrados de divulgación reciente han develado quién fue el descendiente de Adán, en séptima generación, que fundó la idea de que el nombre paterno cobijara al de los hijos.

La costumbre de utilizar un apellido, data de tiempos más antiguos de lo que se ha creído hasta ahora. Los escritos custodiados durante siglos, entre los archivos secretos del Vaticano, vienen a dar asidero a la tradición oral que han conservado en forma de poesía algunas comunidades campesinas de Europa oriental (Aún nadie ha sabido explicar cómo han permanecido tan incomunicados los trovadores con la gran colectividad de Iberoamérica que, en forma dispersa pero avasallante, continúa extendiendo las ramas del apellido original).

Más información

La competente

Ella sabe hacerlo todo

ocupa el lugar en la mesa

y los lugares

 

ella perfecciona la técnica

y la teoría

corre antes de la necesidad

consagra el primer plano

 

nada quedará inconcluso

en sus manos deslucidas

cada detalle avizora un reto

como cada silencio una interrupción

 

ella conoce el pensamiento ignoto

posee el remedio para cada mal

 

ella amortigua los golpes

sugiere

 

ella alumbra el pozo más oscuro

mientras habite allí

fuera de ella.

 

Ana Ocáterli

 

Más información