Desiguales

Ventana sobre la puerta

Nuestras historias se parecen.

Un hilo de seda traza cada punto,

bordado infinito.

 

Nuestras miradas se parecen,

encuentran la tarde roja

dibujan juntas el amanecer.

 

Nuestros cuerpos se parecen,

saben coincidir en el punto

espacio perfecto.

 

Nuestras almas se parecen

en el vértigo voraz de esta vida

que desiguala,

para hacernos únicos.

 

Anabel Ocáterli

Publicado en el libro Justo ahora que venía callando (2018), poemas reunidos, de Casa Poesía.

Justo ahora que venía callando. tapa

 

Más sobre el libro, aquí.

 

Anuncios

Escribo gratis

Una vez más, me complace la invitación a escribir gratis. Una revista online, que muestra lindo diseño y algunos textos destacables, busca redactores que quieran mostrar con palabras “la verdad de este mundo sorete”.

Yo tampoco necesito trabajar de lo que estudié y tengo tiempo de sobra, como nos pasa a todes les escritores.

Más información

Injusticia

Demasiado viento

para quebrar una flor

demasiada espera

para llegar al mismo sitio

demasiado misterio

para encerrar lo público

demasiada compasión

para un cínico sin alma

demasiado dolor

que sueña con un cielo

u otra recompensa

demasiado tarde.

 

Publicado en Sombras de Colores

Ojos despiertos

Mirar con ojos despiertos
cual primera vez descubierto
el amplio plano del sol.
Sentir como sienten los niños
 hasta el más leve cariño
que el viento deja en tu piel.
Morir en la vida presente
 ser invisible, ausente,
 volar en ceniza-papel.
 Anclar la nave en el río
 fijar en mí el sentido
 y dar las gracias por ser.