Desiguales

Ventana sobre la puerta

Nuestras historias se parecen.

Un hilo de seda traza cada punto,

bordado infinito.

 

Nuestras miradas se parecen,

encuentran la tarde roja

dibujan juntas el amanecer.

 

Nuestros cuerpos se parecen,

saben coincidir en el punto

espacio perfecto.

 

Nuestras almas se parecen

en el vértigo voraz de esta vida

que desiguala,

para hacernos únicos.

 

Anabel Ocáterli

Publicado en el libro Justo ahora que venía callando (2018), poemas reunidos, de Casa Poesía.

Justo ahora que venía callando. tapa

 

Más sobre el libro, aquí.

 

Anuncios

/

No estoy muerta
no me mudé a otra galaxia
no entré a otro foco.

¿O sí?

 

 

Firma eterna

En memoria de Catherina Gibilaro

 

No madre, no maestra,
mujer
mujer de palabras tomar
corpiño antibalas, risa antiestrés.

Inquisidora del dato oculto,
verdad en la sangre
sangre caliente.

Nunca sola, un ejército de fuentes
te recuerda, un futuro de colegas
te venera,
en la calle
taco firme, firma eterna
Catherina.

Ana Ocáterli