Necesité demasiados aplausos de fuego

para encontrarme ahora

abierta al sol

a la intemperie blanca

pidiéndote

que me invités a cantar

ante un público sin manos

un auditorio sordo

que lo único que valga sea mi corazón

aceptando

la línea del gesto

la vida, la esencia

y el miedo.

 

Anabel Ocáterli

Del libro Sombras de Colores (Bubok, 2016)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s