En memoria de Catherina Gibilaro

 

No madre, no maestra,
mujer
mujer de palabras tomar
corpiño antibalas, risa antiestrés.

Inquisidora del dato oculto,
verdad en la sangre
sangre caliente.

Nunca sola, un ejército de fuentes
te recuerda, un futuro de colegas
te venera,
en la calle
taco firme, firma eterna
Catherina.

Ana Ocáterli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s